ODS

Fuerte deterioro de la asignación universal por hijo y la jubilación mínima (a pesar de la aplicación de la ley de movilidad)

A lo largo del 2018 las asignaciones familiares y jubilaciones que perciben las personas de menores ingresos experimentaron en promedio un retroceso del 8% en términos reales por el impacto de la aceleración de la inflación. Esta caída fue mucho más importante en los últimos cuatro meses del año, llegando a superar el 20% en los meses de octubre y noviembre.

El incremento previsto para el mes de marzo de 2019 estará lejos de permitir la recuperación de este deterioro y a lo largo del primer semestre de este año la variación interanual seguirá siendo negativa en torno a un 15%. En este sentido, la aplicación de los índices de movilidad será manifiestamente insuficiente para recuperar los valores reales vigentes a comienzos del año 2018.